¿Cómo mantener tu puerta de garaje automática?

publicado en: Uncategorized | 0

Puede parecer que después de instalar una puerta de garaje ya no hay de qué preocuparse, pero es recomendable revisarla periódicamente.

Aunque cada caso varía en función del tipo de puerta automática, por lo general deberemos hacer revisiones cada dos o tres meses aproximadamente:
1. La lubricación
Asegúrate de que la puerta no chirría debido a alguna pieza rota. Revisa los sistemas de rozadura como las bisagras, la cerradura y el pestillo para evitar problemas de desgaste y ruidos. Los principales puntos a engrasar son éstas y las zonas donde el motor y la puerta giran. Prestando igual atención a brazos, cadenas, contrapesas y cremalleras si las hay. Es recomendable permanezcan engrasados y no se sequen en exceso, así los mecanismos irán más suaves.
-Spray de grasa líquida 

 

 

2. La humedad

Comprueba que no hay entradas de agua para evitar posteriores problemas de humedad. Es importante la estanqueidad en motores expuestos a la intemperie y que los cuadros estén controlados de posibles filtrados. Los cambios de temperatura y el paso del tiempo estropean las uniones en motores, cuadros de maniobra y fotocélulas, el sistema podría fallar y deteriorarse el sistema electrónico donde van instalados.

3. Los insectosSon también factores a tener en cuenta para un buen mantenimiento porque los bichos se meten en los motores y cuadros de maniobra en busca de calor, sobre todo si los mecanismos están a ras del suelo. Revisa que las juntas están bien selladas y si es necesario poner veneno en zonas cercanas contra ratones y resto de pequeños animales.

4. Controlar la placa eléctricaMientras el motor esté en funcionamiento verifica que el interruptor y sus componentes no estén quemados, deben conservarse en buen estado, si no tendrás que repararlos por fallos del sistema.

5. Limpieza en los alrededoresSi la puerta de garaje da al  exterior  tenderá a acumularse mayor cantidad de basura y polvo a sus proximidades, pueden producir atascos e interrumpir el funcionamiento normal de la puerta automática. Si se trata de una puerta corredera habrá que mantener bien limpias las guías por las que circula la hoja así como sus aledaños. Te recordamos que un problema habitual es que la puerta se salga de la guía.

6. El estado de los muellesLos muelles se expanden cuando la puerta está cerrada y se comprimen cuando la hoja está abierta éstos pueden oxidarse con el paso del tiempo y no tener la fuerza para rendir como el primer día. Aplica aceite sobre ellos y verifica si los muelles han perdido tensión. de ser así llame al servicio técnico. 

 
 

7. Paneles dañados

Si la puerta es seccional revisa todos los paneles que la componen porque puede que tenga alguna abolladura en su superficie. Podrás sustituir el panel afectado sin necesidad de cambiar toda la puerta. No es un trabajo costoso y quedará como nueva.

8. Los mandosPor el continuo uso que tienen un mando puede dejar de funcionar o fallar ocasionalmente. Si no es por falta de pilas plantéate duplicar el mando. (nosotros ofrecemos este servicio)

Ya sabes qué hacer para mantener tu puerta automática de garaje en perfecto estado.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *